Louise Nevelson

Radicada su familia en los Estados Unidos, en 1905, Louise Berliawsky (quien luego adoptara el apellido de su esposo, Charles Nevelson) estudia arte en Nueva York, entre 1920 y 1930, y en la escuela de Hans Hofmann, en Munich, en 1931-32. De regreso en los Estados Unidos, colabora junto a Ben Shahn como asistente del pintor mexicano Diego de Rivera en el mural que este realiza para el Instituto de Arte de Detroit, terminado en 1933. Nevelson inicia entonces su labor escultórica y hace su primera exposición en 1941. Al cabo de una etapa de obras con formas abstractas pulida, en la década del 50 trabaja ya en sus ensamblajes de madera, esas construcciones en cuyos nichos dispone objetos comunes, que recubre con pátinas negras, azules, blancas o doradas. Posteriormente utiliza otros materiales (aluminio, acero, epoxi) y ejecuta, hasta pasados los ochenta años, obras de gran escala al aire libre.

Peter Selz y William Seitz dieron nombre a una tendencia nacida en al década del 50, tanto en los Estados Unidos como en Europa, al organizar una muestra de ella, en 1961, en el Museo de Arte Moderno de Nueva York: The Art of Assemblage (El arte del ensamblaje). Louise Nevelson fue una de las más destacadas participante de esa corriente, que rechazaba la adecuación de la escultura a las técnicas industriales. Obras como Paneles en sombra señalan un alejamiento de la tradición de la escultura soldada. En ella convergen el rigor formal (en este caso, de base geométrica) y la sensibilidad artesanal. Los objetos, piezas de muebles torneadas y elementos cotidianos en desuso, que la artista dispone dentro de compartimentos, aluden a prácticas manuales en desaparición. Pero esos restos, aunque ordenados con elegancia, se contraponen al producto acabado, propio de la fabricación en masa.