Mark Rothko

El padre de Marcus Rothkowitz (Mark Rothko) emigró con su familia a los Estados Unidos, en 1913, y se instaló como farmacéutico en Portland (Oregon). Rothko asiste a la Universidad de Yale, en 1921-23, sin obtener título alguno. Resuelto a dedicarse al arte, se afinca en Nueva York, en 1925, y sigue cursos en la Liga de Estudiantes de Arte. En 1933, realiza su muestra inicial (dibujos y acuarelas) en el Museo de Portland; una segunda exposición tiene lugar meses después en la galería Contemporary Art (en Nueva York). Más tarde, en 1935, se cuenta entre los fundadores del grupo The Ten (Los Diez), con el cual exhibirá durante los nueve años siguientes. Trabaja en el marco del Proyecto Federal de Arte, ente 1936 y 1937. La galería neoyorquina Art of this Century, que difundía los abstracto-expresionistas, organiza una muestra de Rothko, en 1945. Rothki, que fue docente durante décadas, murió por mano propia.

Luego de una etapa de influencia surrealista, Mark Rothki empieza a perfilar su estilo distintivo hacia 1947. En sus obras, grandes manchas de color de forma irregular y contornos imprecisos, parecen flotar en un espacio apenas poco profundo. Poco a poco, estas manchas van simplificándose y ordenándose; y, desde 1949, el artista práctiamnete no utiliza sino uno o varios rectángulos de color que permanecen sobre un fondo igualmente coloreado. Los contornos de estos rectángulos son siempre vagos, brumosos, y la pintura está aplicada de manera irregular pero con una lírica sutileza, como en Rojo claro sobre rojo oscuro. En la obra de Rothko, el gesto no responde a una pulsión de descarga, como en Pollock, Kooning o Kline, sino a la acumulación progresiva de la experiencia a lo largo del acto de pintar. Las telas de ensimismamiento.