Alfred Sisley

Parisiense de ascendencia inglesa, Alfred Sisley parte a Londres, a los 18 años, para estudiar economía. Será precisamente allí, en contacto con las obras de John Constable, Richard Bonnington y William Turner, donde descubre sus ansias de pintar. De regreso a París, en 1861, ingresa al taller de dibujo y pintura del académico Charles Gleyre. Conoce a Claude Monet y Auguste Renoir y trabaja con ellos a orilla del Sena. Abandonan el taller para realizar la totalidad de la obra en plein air, buscando transmitir la sensación visual en su estado inmediato. Sisley estudia los efectos de la atmósfera y las transparencias en el agua; el paisaje será su genero predilecto. En 1874 participa de la primera exposición del grupo impresionista, y en 1880 se instala en Moret-sur-Loing, motivo de una extensa serie de paisajes. Alfred Sisley pintó numerosos paisajes invernales. Le interesa, en contacto directo con la Naturaleza, plasmar sus sensaciones. En la obra Effet de neige ("Efecto de nieve") el empleo de grandes zonas de blanco y el gris del cielo, trasuntan una visión melancólica y desolada. Su interés está centrado en el espacio: lo representa en profundidad sirviéndose de la arquitectura, el camino y el cielo, cuyas tonalidades se enfrían al alejarse del primer plano. Estudia los efectos de la luz en la superficie de la nieve. Sisley concibe al paisaje como un motivo autónomo de gran riqueza. Señala: "Tiene en sí tantos matices, tantos y rápidos cambios de expresión como un rostro; intentar, sobre la tela, la representación de las cosas y de las horas, de la eterna materia y de la luz solar, sería resolver uno de los problemas artísticos más grandes".