Antoine Bourdelle

Antoine Boudelle realiza las primeras tallas en la ebanistería de su padre. Estudia en la escuela de Bellas Artes de Toulouse (1876) y en la de París (1884), pero pronto se aparta de las normas académicas. En 1893, inicia sus prácticas en el taller de Rodin, con quien compartía la lucha por la renovación de la escultura. El proyecto para el Monumento a los muertos de 1870 de su ciudad natal (1893) le valdrá severas críticas. Realiza bustos y retratos de Beethoven (serie 1888-1929), y de Ingres (1909). Recibe encargos para la decoración del Teayro de los Campos Elíseos de París, en 1910, y el Monumento al General Alvear, a erigirse en Buenos Aires, en 1912. Participa con treinta obras en la Bienal de Venecia de 1914. Un año antes de su muerte, se inaugura en Bruselas el Palacio de Bellas Artes, con una gran exposición retrospectiva de su obra. En 1912, Anoine Bourdelle comienza los estudios para el Monumento al General Carlos María de Alvear, encargo del Gobierno argentino. La obra fue inaugurada en 1926 y ocupa, desde entonces, el predio comprendido entre las avenidas Alvear y del Libertador y la calle Posadas, en Buenos Aires. Bourdelle concibió el monumento como una verdadera obra de arquitectura, fuertemente integrada al entorno urbano. Una gran plataforma escalonada y un pedestal de granito de más de diez metros de altura -diseñados por Alejandro Bustillo- sostienen la estatua del General Alvear. Sobre los ángulos situó el artista cuatro figuras de pie: La Libertad, La Victoria, La Elocuencia y La Fuerza. La ejecución de esta obra demandó casi diez años. Durante este tiempo el artista realizó innumerables dibujos y acuarelas y más de cincuenta esculturas, entre estudios y detalles: tal el caso de esta cabeza para la figura de La Fuerza.