Luis Fernando Benedit

Arquitecto diplomado en 1963, Luis Fernando Benedit ha sido un autodidacta en materia de arte. Hizo su primera exhibición en 1961, y luego incursionó en una vertiente propia del Pop Art. Pero ha de afianzar su nombre con sus experiencias biológicas y físico-químicas de 1968-72, que él alegaba como hechos artísticos tendientes al análisis de las costumbres individuales y colectivas del hombre contemporáneo. Luego, en 1973-76, produce una serie de obras destinadas a explorar las tensiones entre lo natural y lo artificial en el medio campestre, a las que seguirán, en 1977-83, con retorno a la pintura, otras en las cuales observa las mitologías creadas por los cómics, los libros infantiles, el cine y la televisión. Por último, hacia 1984, inicia una lúcida reflexión acerca de la identidad cultural argentina, la problemática latinoamericana y el rescate de la memoria histórica, local y regional. Fue en 9177, con la serie Los juguetes de Tomás (su hijo, entonces de siete años), cuando Luis Fernando Benedit dio principio a la cuarta fase de su obra. Recobrada la pintura, el artista añade también la elaboración de objetos. El disparador de esta serie y de otras creaciones similares que han de sucederse, es un dibujo de Tomás. A esta pieza suma entonces Benedit, por lo general, un diseño del futuro juguete y el juguete ya terminado (los dos hechos por él, desde luego), según puede verse en Submarino, la obras aquí presentada. Benedit, un conceptualista de gran poder inventivo, que forma parte del Grupo CAYC desde sus comienzos (1971), convierte así la realidad imaginativa en imaginación realizada, estableciendo de tal manera un sustantivo diálogo entre arte y vida, sociedad y cultura, intuición y razonamiento, memoria y certeza, que fertiliza sus propuestas.