SEXO

La palabra sexo proviene del latín "sexus" o "sccare" (dividir). Se define como la condición orgánica (anatómico-fisiológica) que distingue al macho de la hembra. En la especie humana existe un sexo gonadal (testículos u ovarios), genital (pene o vagina), sexo del esquema corporal (según la forma del cuerpo), sexo hormonal (en función de mayor presencia de hormonas masculinas o femeninas) y un sexo cromosómico (cromosoma sexual XY para el hombre y XX para la mujer).

EL PROCESO DE DIFERENCIACIÓN SEXUAL

El proceso de diferenciación sexual se da en dos momentos; la etapa prenatal en la que se define el sexo, y la puberted, en la que aparecen caracteres secundarios; la parte más importante se presenta en los tres primeros meses de gestación. Durante la concepción, cada gameto aporta 22 cromosomas autosómicos y un cormosoma sexual; el gameto femenino aporta un cromosoma X y el gameto masculino puede aportar un cromosoma X o un cromosoma Y. La combinación XY atraviesa un proceso de formación masculina, mientras la combinación XX lleva la formación femenina.

Durante las primeras seis semanas de gestación. los embriones XX y XY son sexualmente neutrales. A partir de la sexta semana se inicia el cambio hacia la masculinización, en los embriones con cromosomas sexuales XY. Por la presencia del antígeno HY, las gónodas indiferenciadas se tubularizan y convierten en testículos. La formación de ovarios se iniciará en la doceava semana, es así como aparece el sexo gonadal. Las gónadas diferenciadas producen hormonas sexuales; las masculinas producen mayor cantidad de andrógenos y las femeninas de estrógenos; así se define un sexo hormonal. Los niveles de hormonas prenateles estimulan la masculinización y feminización de las estructuras anatómicas indiferenciadas.

Las hormonas masculinas estimulan el desarrollo de los Conductos de Wolf, Formando las vesículas seminales; en este caso se atrofian los Conductos de Muller. Para lograr este proceso se requiere de la presencia de una proteína receptora de andrógenos y una hormona "inhibidora de estructuras mullerianas"; ambas secretadas por los testículos. Para la feminización no se requiere de proteínas, hormonas o antígenos adicionales; las estructuras indiferenciadas automáticamente se desarrollan hacia la feminización.

Estructuras de los órganos sexuales

Indiferenciadas Mujer Hombre
Abertura Vagina Uretra,rafé
Pliegues Capuchón y labios menores Prepucio
Tubérculo urogenital Clítoris Glande
Protuberancias Labios mayores Escroto
Gónodas Indiferenciadas Ovarios Testículos
Conductos de Wolf Conductos deferentes, vesículas seminales y próstata
Conductos de Muller Útero, trompas de falopio y 2/3 internos de vagina


AQUI FALTA UNA PAGINA COMPLETA!!!!

sexo (transexualismo) así como existen estados intersexuales (hermafroditismo) en los que no se imposibilita que la persona desarrolle una identidad de género. La identidad de género se construye durante el proceso de socialización en los primeros tres años de vida, quedando fija cuando se ha adquirido el lenguaje.

ROL O PAPEL DE GÉNERO

Es la experiencia pública de la identidad de género que se expresa mediante actitudes, vestimenta, apariencia o roles sociales asignados a determinado sexo o género en la cultura. Son las pautas de comportamiento culturalmente definidas como masculinas o femeninas.
Los conceptos de lo masculino y lo femenino se estructuran en el plano simbólico. En función de estos significados se da un trato diferente a hombres y mujeres y se tienen expectativas de su manera de comportarse, pensar, vestirse y vivir el erotismo. Las interacciones transforman la información en formas colectivas de interpretar la realidad, determinando que los individuos y grupos actúen de acuerdo a esos significados, al género.

EROTISMO

Se refiere al plano del placer y el deseo. Algunos autores consideran el nivel erótico como la existencia de una respuesta sexual humana ante un estímulo efectivo; otros consideran manifestaciones como el contenido afectivo, la experiencia subjetiva y la vinculación de los sentidos al placer.
El erotismo, tiene una parte comportamental; la actividad sexual y las relaciones sexuales; una parte fenomenológicas, que es el placer, la atracción y las preferencias; dando lugar a una amplia diversidad de maneras de vivirlo. Existe también una parte social, que incluye la asimilación de una normatividad, valores y mentalidades que determinan la vivencia y significación del erotismo. La sociedad y sus instituciones marcan modelos bien definidos de actividad sexual y reproductiva, quien se aleja de esos modelos se expone a la discriminación.

CONDUCTAS SEXUALES ALTERNATIVAS

Son las conductas sexuales que dentro de una cultura determinada no han sido aceptadas y que sin embargo se presentan como manifestaciones diversas de la sexualidad, la clasificación como alternativas será de acuerdo a la cultura en que se desarrollen; en vista de que los valores, normas e ideologías están determinados por condiciones de tiempo y espacio. El hecho de ser conductas no aceptadas da un significado muy especial que determina la experiencia de quienes las adoptan y la actitud del resto de la gente hacia las mismas. El rechazo a ciertas conductas es un fenómeno cultural que se ha construido en Occidente a partir de la tradición judeocristiana; expresada en las religiones, las leyes, la educación y las pautas culturales en las cuales se ha rechazado toda conducta sexual no reproductiva. Entre las conductas sexuales alternativas se encuentran la zoofilia, paidofilia, gerontofilia, sadismo, masoquismo, fetichismo, bouyerismo o escoptofilia, exhibicionismo, urofilia, coprofilia, necrofilia, etc.

PREFERENCIAS SEXUALES

Existen tres preferencias sexuales: la heterosexualidad, la bisexualidad y la homosexualiad. La heterosexualidad es la atracción para relacionarse sexual, afectiva y eróticamente con personas del otro sexo. La homosexualidad; con personas del mismo sexo y la bisexualidad, con personas de cualquier sexo.
Alfred Kinsey y colaboradores en 1948, propusieron un continuo de la heterosexualidad exclusiva a la homosexualidad exclusiva. Se estableción una gráfica asignando un número a cada uno de site niveles establecidos en un continuo en el que corresponde el cero a la heterosexualidad, el seis a la homosexulidad y el tres a la bisexualidad. Cada nivel corresponde a un grado de homosexualidad o heterosexualidad tanto de hombres como de mujeres (Idem).

Xabier Lizárraga, en 1980, propuso una modificación a la escala de Kinsey. En lugar de utilizar números asignó denominaciones descriptivas, amplía el continuo eliminando el concepto de homosexulidad o heterosexualidad absolutas. Clasifica los tres primeros niveles como:
Fundamentalmente Heterosexuale (FHt), en el que ni siquiera se reconoce belleza en personas del mismo sexo. Básicamente Heterosexual (BHt) quienes sí reconocen belleza y agrado hacia personas de su mismo sexo. Preferentemente Heterosexual (PHt), para quienes experimentan más atracción hacia personas del otro sexo, aunque también, en menor proporción, hacia personas de su mismo sexo. La Bisexualidad (B) es la preferencia hacia ambos sexos; los términos Fundamentalmente Homosexual (FHm). Básicamente Homosexuales (BHm) y Preferentemente Homosexual (PHm) son análogos a los mencionados con anterioridad.

Clasifica cada nivel en tres más en función de la práctica sexual:

a) practicante abierto, el que se maneja públicamente como alguien que tiene esa práctica
b) practicante oculto, quien hace un manejo privado en cuanto a hablar de su práctica
c) no practicante, quien no tiene relaciones sexuales dentro de la preferencia y nivel del continuo en que se encuentra. Desde esta postura se considera que la sexualidad tiene una expresión diversa y dinámica, es decir que puede haber movilidad dentro de esa diversidad en el transcurso de la vida.

Otro nivel a diferenciar es la identidad sexoerótica, autodefinición de la persona; la cual puede ser distinta a la práctica y a la preferencia sexual.

LA VINCULACIÓN AFECTIVA

Es la capacidad humana de desarrollar afectos intensos ante la presencia o ausencia, disponibilidad o indisponibilidad de otro(s) ser(es) humano(s) en el plano sexual; así como las construcciones mentales, individuales y sociales que de ellos se derivan. El desarrollo de vínculos afectivos dentro del ámbito de la sexualidad. Un elemento esencial de la vinculación afectiva es la vivencia subjetiva, como el amor, el enamoramiento, etc. A través del desarrollo social y de la interacción con las personas más ceracanas, cada individuo va adquiriendo patrones de vinculación o formas de entrar en relaciones sexoafectivas.

LA REPRODUCTIVIDAD

Se refiere tanto a la capacidad humana de procrear individuos, así como las construcciones mentales que se estructuran en relación a esta área. No se limita al evento de la reproducción biológica, sino que incluye todo el acompañamiento en la formación y desarrollo bio-psico-social de los hijos. Por lo tanto, incluye también la educación al interior de la familia.

LA REGULACION SOCIAL DE LA SEXUALIDAD

La sexualidad tiene fuertes implicaciones políticas. En las relaciones en el plano de la sexualidad son de poder. Existe una desigualdad de poder en función al género y una manifestación del poder en la expresión del erotismo, que condiciona discriminación a quienes viven diferente el erotismo. La normatividad delimita las posibilidades de expresión y vivencia de la sexualidad y regula el comportamiento con la finalidad de mantener vigentes las formas de relación social y de detentación del poder. Así es como los grupos de poder determinan lo permitido o prohibido dentro de la sexualidad: a través del poder económico, político, ideológico, religioso, y el poder correspondiente a un saber, es decir, el poder de los especialistas que definen el cómo, el cuándo, el dónde, el por qué y el para qué de la sexualidad. Las normas dictadas por quienes detentan alguna forma de poder llegan a ser consideradas cmo incuestionables; y determinan las costumbres y las legislaciones. Una forma de mantener el poder es fomentar la ignorancia y evitar la expresión de la sexualidad. La sexualidad y la educación sexual se evaden en nuestra cultura y poseen fuertes implicaciones políticas. A continuación retomaremos a Michel Foucault, en Historia de la Sexualidad (1989).

"Todavía a comienzos del siglo XVII era moda corriente cierta franqueza. Las prácticas no buscaban el secreto: las palabras se decían sin excesiva reticencia, y las cosas sin demasiado disfraz; se tenía una tolerante familiaridad con lo ilícito. A ese día luminoso habría seguido un rápido crepúsculo hasta llegar a las noches monótonas de la burguesía victoriana. Entonces la sexualidad es cuidadosamente encerrada. Se muda. La familia conyugal la confisca. Y la absorve por entero en la seriedad de la función reproductora. En torno al sexo silencio. Dicta la ley la pareja legitima y procreadora. Se impone como modelo, hace valer la norma, detenta la verdad, retiene el derecho a hablar - reservándose el principio del secreto.
Tanto en el espacio social como en el corazón de cada hogar existe un único lugar de sexualidad reconocida, utilitaria y fecunda, la alcoba de los padres. El resto no tiene más que esfumarse; la convenienecia de las actitudes esquiva los cuerpos, la decencia blanquea los discursos. Y el estéril, si insiste y se muestra demasiado, vira a lo anormal: recibirá la condición de tal y deberá pagar las correspondientes sanciones.
Lo que no apunta a la generación o está tranfigurado por ella no tiene sitio ni ley. Tampoco verbo. Se encuentra a la vez expulsado, negado y reducido al silencio... y se hará desaparecer ala menor manifestación".

En la dinámica del poder; la represión es el modo fundamental de relación entre poder, saber y sexualidad que predomina en Occidente. El saber médico transfigura la sexualidad y la reduce a la anatomía y fisiología, con la finalidad de no tocar las otras dimensiones de la sexualidad, especialmente el erotismo y las cuestiones sociales.